Muchas personas consideran que la felicidad no se puede alcanzar, ya que, siempre hay algo que nos falta. En alguna ocasión se trata de objetivos a lograr. En otros momentos son el resultado de compararnos con otros. Toda la felicidad está en ti.

Toda la felicidad está en ti.

Entendiendo la felicidad

Toda la felicidad está en ti.

El ser humano tiene la costumbre de vivir permanentemente huyendo de la felicidad por dos motivos claros: por un lado, está continuamente comparándose con los demás y por otra parte, se fija siempre en lo que le falta.

Y eso es, precisamente, lo que nos aleja de la felicidad, entendida como el disfrute de esos pequeños momentos, eso que nos hace estar presentes en el ahora.

Todo está en ti.

Pero, lamentablemente, esos pequeños momentos de felicidad suelen perturbarse por la presencia de pensamientos o emociones que nos alejan, evitando así, enfocarnos en el presente.

Toda la felicidad esté en ti.

Cuando el pasado nos atrapa

Una de las situaciones en que nos alejamos del momento presente suele suceder cuando nos quedamos atrapados por el pasado.

Suele ocurrirnos en aquellas situaciones en que la mente conecta con alguna experiencia pasada que nos atrapa y no nos deja seguir conectados al momento presente, conectando a una situación de nostalgia que nos mantiene atrapados.

El problema surge cuando, de forma reiterada, nuestra mente suele ir a conectar con ese pasado, añorado.

El pasado nos puede atrapar.

Cuando el futuro nos agobia

Cuántas veces nos vemos inmersos en una serie de pensamientos o preocupaciones que nunca llegan a producirse.

Todo ello genera una incertidumbre e inquietud que, de un modo irremediable, nos aleja del momento presente.

De hecho, anticiparse a momentos futuros es una buena manera de afrontar la realidad porque puede ayudarnos a evitar situaciones difíciles y abordarlas de un modo eficiente.

El problema surge cuando se repiten, una y otra vez, toda una serie de pensamientos, creando un bucle, del que, muchas veces, es difícil lograr salir. En esos momentos, la ansiedad y la angustia suelen apoderarse de nosotros, impidiendo una buena gestión de la realidad.

El futuro n os puede agobiar

Comparándonos con los demás

El ser humano ha vivido siempre tratando de entender qué es aquello que le impide ser feliz.

Una de las claves está precisamente en su incapacidad para poder ver todo lo que somos.

Si nos damos cuenta, a veces, solemos centrarnos en aquello que nos falta, esa cualidad o ese rasgo concreto que no tenemos y sí lo vemos en el otro.

Muchas veces, nuestra atención se fija en el aspecto material, centrándonos en lo que todavía no hemos logrado, ese trabajo, ese coche o cualquier otro objetivo inalcanzado.

¿Cómo podemos cambiar ese concepto?

Simplemente centrándonos en lo que tienes y no en lo que te falta.

Todo está en ti.

Céntrate en ti

TODO ESTÁ EN TI.

Tus ojos.

Tu sabiduría.

Tus sueños.

Cuando te des cuenta de que no te falta nada, tu vida será una fiesta.

Julia Nogueira Soriano CRECIMIENTO PERSONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *