Recupera tu vitalidad y descubre todo tu potencial

Recupera tu vitalidad

Recupera tu vitalidad y comienza a sentir que toda tu energía está de nuevo disponible para ofrecerte todas las actividades que deseas llevar a cabo.

Para ello, es necesario conocer el papel que desempeñan unas estructuras fundamentales en nuestro organismo: las mitocondrias.

Entendiendo el papel de las mitocondrias

Las mitocondrias son unos orgánulos presentes en el interior de cada célula de nuestro organismo que se encargan de almacenar y proporcionar energía a nuestro cuerpo.

Estas mitocondrias producen unas sustancias que se traducen en energía para actuar a nivel físico y mental. Sería como las baterías de un coche que, al cargarse, proporciona el combustible necesario para su buen funcionamiento.

Para mantener un buen funcionamiento es necesario contemplar el aporte de elementos que contribuyen a mejorar su funcionamiento y de ese modo, nos ayuda a recupera la vitalidad.

Cuando estas mitocondrias se vuelven disfuncionales, todo nuestro organismo se altera, ocasionando una serie de trastornos que nos conducen a enfermar.

¿Cuáles son sus funciones?

Las mitocondrias son unos orgánulos que se encuentran en el interior de cada célula y se encargan de proporcionarnos energía necesaria para vivir, contribuyendo a recuperar la vitalidad.

Además de esta función energética, las mitocondrias sirven para:

  • Producción de energía.
  • Respiración celular.
  • Transformación de compuestos orgánicos.
  • Producción de energía química.
  • Sirven como lugar de almacenamiento de agua y minerales.

Las mitocondrias nos aportan energía

Cuando la energía cesa

Cuando la energía cesa y aparece la debilidad, comenzamos a experimentar una serie de sensaciones que nos provocan malestar.

La fatiga o cansancio es la primera manifestación que suele aparecer.

Así mismo, es frecuente notar algunas sensaciones que acompañan a este cansancio como son:

  • Debilidad muscular que nos dificulta la realización de esfuerzos.
  • Sensaciones de apatía y dificultad para la realización de actividades cotidianas.
  • Dolores musculares y articulares, ya que no tenemos el combustible necesario.
  • Afecciones endocrinas como es la tendencia a coger peso, alteraciones endocrinas.
  • Alteraciones en el aparato digestivo como hinchazón, estreñimiento.
  • Afecciones de la concentración y memoria.

¿Cómo recuperar la vitalidad?

Recupera tu vitalidad.

¿Cómo puedo hacerlo?

Las mitocondrias son unos orgánulos presentes en las células, necesarios para mantener nuestra energía en óptimas condiciones con el objetivo de poder realizar las principales funciones vitales.

Para poder mantener la actividad de las mitocondrias resulta necesario mencionar una serie de recomendaciones.

Descanso nocturno

El descanso nocturno es una de las medidas necesarias para optimizar el buen funcionamiento mitocondrial, ya que, durante las primeras horas de sueño, se lleva a cabo la reparación de ese desgaste producido durante la actividad diurna.

Si privamos a nuestro organismo de este sueño, se dificulta la producción de melatonina y por tanto, la activación de la energía.

Recupera tu vitalidad aportando descanso nocturno

Estímulos térmicos

La exposición a cambios de temperatura es una buena medida para activar la energía proporcionada por las mitocondrias.

Basta con incluir en tus hábitos diarios la terminación de una ducha usando agua fría, incluso, en los meses de invierno.

Este cambio de temperatura estimula a nuestro organismo mejorando el funcionamiento mitocondrial.

Los cambios térmicos ayudan a recuperar tu vitalidad

Alimentos recomendables

Algunos alimentos contribuyen al buen funcionamiento de la actividad mitocondrial.

En este sentido, podemos citar algunos alimentos recomendables como son:

  • Hortalizas como el brócoli, la coliflor que contienen unos fitonutrientes que ayudan a mejorar la salud mitocondrial.
  • Verduras de color rojo o morado como son las coles, remolacha, pimientos, ricos en polifenoles con un alto contenido antioxidante.
  • Frutas de color rojo como las frambuesas, fresas, arándanos, ricos en antioxidantes.
  • Especias como la cúrcuma, el jengibre o el romero.
  • Frutos secos como las nueces, almendras o anacardos.
  • Legumbres como lentejas, garbanzos o judías.
Los alimentos como brócoli recuperan tu vitalidad

Actividad física

Las mitocondrias necesitan actividad para mantener su funcionamiento en buenas condiciones.

Resulta recomendable practicar cualquier actividad que se adapte a nuestra forma de vivir y sentir.

Es interesante resaltar el interés de llevar a cabo una actividad aeróbica pero, tanto el ejercicio de fuerza como el de alta intensidad resultan beneficiosos.

El sedentarismo es enemigo de la actividad de las mitocondrias.

Recordemos que el músculo es el órgano que tiene mayor contenido en mitocondrias.

La célula del músculo puede contener aproximadamente unas 2.000 mitocondrias mientras que, esa misma célula en una persona sedentaria, se reduce a 1.000.

Así pues, la práctica de alguna actividad que te guste y puedas practicar de forma regular es beneficioso para tu salud.

Camina, corre, monta en bici, nada o practicas lo que puedas.

Su bajo contenido en calorías le confiere propiedades para adelgazar

Contacta con la tierra

Para recuperar la vitalidad es necesario volver al origen, contactar con la tierra.

En un sentido literal, tocar y sentir la tierra para poder establecer un vínculo directo con nuestro entorno.

Vivimos alejados de la naturaleza y eso nos conduce a un envejecimiento precoz y un estado físico y mental deteriorado.

Para recuperar tu vitalidad contacta con la tierra

Descubre más desde Consulta Integral

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Julia Nogueira Soriano TERAPIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *