Los catarros de otoño son las patologías, junto a las gastroenteritis, mas frecuentes de aparición en el comienzo de la estación otoñal.

Los catarros en otoño son una de las patologías mas frecunetes.

Origen de los catarros en otoño

Al comienzo del otoño, suelen producirse una serie de circunstancias que contribuyen a la aparición de los catarros.

Por un lado, la temperatura ambiental comienza a descender en algunos puntos del día y eso nos conduce a sentir frío en determinados momentos.

Por otra parte, es necesario señalar la importancia que tiene la dieta que hemos estado consumiendo durante los meses de calor. Suele basarse en alimentos frescos y líquidos para combatir las horas de calor.

En este sentido, durante este inicio de otoño, resulta difícil empezar a incorporar en la dieta alimentos calientes, lo cual, es clave para ir desplazando esa humedad que, durante meses hemos ido acumulando en nuestro cuerpo.

Este sería uno de los motivos por los que aparecen los catarros en esta etapa otoñal.

El consumo de alimentos frios durante el verano contribuye a su aparición.

¿Cómo prevenirlos?

Al comienzo de esta etapa otoñal, se recomienda, a pesar del calor ambiental, ir incorporando, poco a poco a nuestra dieta, guisos y comidas calientes para que vayan disipando esa humedad acumulada.

Además, podemos utilizar una serie de herramientas que nos ayudan a prevenir los catarros.

Estas son:


1-Fitoterapia.
Es el uso de las plantas con fines medicinales.
Entre ellos, podemos destacar la echinácea, propóleo, jalea real, tomillo.

Los catarros de otoño se previenen con la echinacea

2-Homeopatía.
Diversos medicamentos homeopáticos como son allium cepa, nux vomica, pulsatilla, pueden mejorar y evitar los catarros.

Los catarros de otoño se mejoran con la homeopatia.

3-Oligoelementos. Entre los cuales, se destaca, manganeso-cobre.
Actúan como elementos catalizadores de reacciones.


Descubre más desde Consulta Integral

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Julia Nogueira Soriano PATOLOGÍAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *