La ansiedad es una sensación desagradable que suele aparecer ante un determinado peligro o situación de alarma que, a veces suele traducirse en la aparición de una serie de síntomas.


Y precisamente es en esta etapa de otoño cuando estos síntomas se presentan con mas frecuencia y se agudizan de manera intensa.

Ello es debido, entre otros factores, a la falta de luz solar, lo cual hace que una hormona llamada SEROTONINA se sintetice en menor cantidad provocando estas situaciones. Esta hormona es la responsable de nuestra felicidad. Por tanto, al estar disminuida contribuye a la aparición de alguno de estas situaciones.

Uno de los aspectos fundamentales para conocer la ANSIEDAD es saber IDENTIFICARLA. Y para ello, resulta imprescindible conocer su ORIGEN.


Conocer la ansiedad

Uno de los aspectos calves para abordar la ansiedad es conocer aquellos síntomas que nos alertan de la llegada de esta situación.

Entre los síntomas destacados podemos citar los siguientes:

  • Nerviosismo, irritabilidad, enfados frecuentes.
  • Alteraciones del sueño, sobre todo, dificultad para la conciliación o despertares frecuentes.
  • Alteraciones cardíacas como palpitaciones, arritmias o sensación de ahogo.
  • Repetición de pensamientos de tipo impulsivo que nos conducen a realizar actos involuntarios.
  • Dificultad en la concentración o pérdida de memoria.
  • Síntomas digestivos como diarreas, sequedad de boca, anorexia o bulimia.
  • Trastornos músculoesqueléticos como contracturas, calambres o tensión cervical.

Causas de la ansiedad

Así, ante este tipo de situaciones, resulta necesario plantearse cuál sería el ORIGEN.

Entre las principales CAUSAS podemos destacar las siguientes:

Entre las causas de la ansiedad cabe citar las físicas.
Entre las CAUSAS FÍSICAS se pueden destacar todas aquellas situaciones que conducen a un desajuste de nuestro equilibrio. Los accidentes, las caídas, las enfermedades invalidantes y todo aquello que supone un trastorno en nuestro día a día `puede ser el detonante en la aparición de una crisis de ansiedad.
Las emociones se consideran causas básicas en la aparición de la ansiedad.
Las CAUSAS EMOCIONALES son más fácilmente reconocibles, ya que, suelen identificarse claramente con un elemento agresor, ya sea un duelo, una separación o un desengaño lo que provoca la aparición de este tipo de situaciones.

Las causas nutricionales deben ser tenidas en cuenta en la ansiedad.
Entre las posibles CAUSAS NUTRICIONALES, podemos destacar la falta de algunos nutrientes como son los minerales y entre ellos, destaca el MAGNESIO. Es un mineral necesario para el mantenimiento de las funciones cerebrales en un estado saludable.
El estrés es uno de los condicionantes que favorecen la ansiedad.
EL ESTRES mantenido durante un tiempo es una de las causas que conllevan de un modo irreversible a la aparición de ANSIEDAD si éste no es bien gestionado.

Las alteraciones del sueño contribuyen a la aparición de ansiedad.
LAS ALTERACIONES DEL SUEÑO, si se mantiene en el tiempo sin un abordaje integrativo pueden derivar en la aparición de síntomas relacionados con la ansiedad. El insomnio debe tratarse atendiendo a la forma de vida y a las características de cada persona, encontrando el tratamiento mas adecuado.

Vivimos sumergidos en una serie de acontecimientos que, de un modo casi irremediable, nos conducen a no poder gestionar bien la realidad, derivando en la aparición de situaciones difíciles de abordar con la consiguiente aparición de síntomas. No esperes más. Acude a un profesional que te oriente en el abordaje de este tipo de situaciones. Encuentra la solución que se adapte a ti y a tus circunstancias.

Julia Nogueira Soriano PATOLOGÍAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *