Blog

Entradas recientes

"Para que surja lo imposible, hay que intentar una y otra vez lo posible" (Herman Hesse)

El miedo llamó a tu puerta.

Y la VALENTÍA apareció.

El miedo, ligado a la supervivencia, está presente en todas las etapas de nuestra vida. Nos acompaña en momentos de debilidad y a veces, es fuente de inspiración para poder superar determinadas situaciones.

Qué es el miedo

EL MIEDO es un aliado que, pone al organismo en situación de alerta, para poder reaccionar ante cualquier situación que se presente.

Se le considera un aliado para nuestra supervivencia a lo largo de todos los años de vida.

Y el miedo llamó a tu puerta.

Para poder afrontar el miedo podemos utilizar diferentes modos de abordaje según la situación a la que nos enfrentemos.

Así, podemos actuar de tres maneras:

  • Luchando, haciendo frente a la situación a la que nos enfrentamos, utilizando todos los recursos que disponemos.
  • Evitando la situación, lo que, nos hace abandonar ese escenario, adoptando una actitud de huida.
  • Entrar en situación de parálisis o bloqueo, con lo que, todas nuestras funciones se bloquean, no pudiendo reaccionar.

Entendiendo el miedo

Podemos considerar que existen unos mecanismos fisiológicos que se ponen en marcha ante una situación de peligro que puede estar desencadenada por el miedo.

Estos mecanismos son:

  • Aumento de la frecuencia y ritmo cardíaco.
  • Aumento de la presión arterial.
  • Aumento de la sudoración.
  • La mente se encuentra en estado de alerta.
  • El proceso digestivo se enlentece.
  • Se incrementa la tensión muscular.
  • Aumenta la respiración.
  • Puede presentarse ansiedad y angustia.

Tipos de miedos

Y el miedo llamó a tu puerta.

El Miedo puede clasificarse, según el agente causal que lo produzca, en distintos tipos según el factor que lo desencadene.

Así pues, hablamos de:

El Miedo común se presenta cuando aparece un estímulo que desencadena esa reacción. Suele ser de corta duración. Presenta una función adaptativa. Es frecuente encontrar este tipo de miedos.
A veces, podemos sentir un miedo llamado patológico, cuando no existe un estímulo desencadenante pero la persona lo vive como si fuera real. Suele tener mas duración en el tiempo. Afecta a la persona con repercusión.
Es posible sentir un miedo físico, cuando la persona teme experimentar un miedo concreto a algún estímulo físico, como puede ser el dolor.
La soledad forma parte de nuestra esencia. En algunos momentos la presencia de esta emoción nos dificulta su aceptación. Nos encontramos sin recursos para poder gestionarla.
Son muchas las situaciones en que podemos sentir el miedo a ser abandonados en cualquiera de sus facetas, en cualquier etapa de nuestra vida, desde que somos pequeños e indefensos hasta las etapas de adulto.
Son numerosas las situaciones en que podemos sentir cómo nos acompaña ese miedo a intentar una nueva tarea, un nuevo reto o simplemente, un cambio. Es el miedo al fracaso.

Por Julia Nogueira Soriano

Soy Julia Nogueira. Soy Médico Integrativo. Me dedico a la Medicina Integrativa desde hace mas de 20 años. Trabajo en consulta. Abordaje de situaciones desde diversas perspectivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuéntame
¿Necesitas ayuda?
Cuéntame cómo puedo ayudarte.
Hola, soy Julia Nogueira.
Ponte en contacto conmigo y trataré de resolver
todas las dudas que presentes.