Los catarros en otoño son una de las patologías mas frecuentes de la estación. En este sentido, tras los excesos veraniegos, suelen presentarse los catarros típicos de comienzos de otoño.

Los catarros son una de las patologías mas frecuentes

¿Por qué se producen los catarros en el otoño?

Tras los meses veraniegos de calor y necesidad de consumir alimentos frescos y crudos, nuestro sistema digestivo comienza a acumular toda la humedad recibida en el verano, la cual, si permanece durante un tiempo se convierte en flema, dando paso a lo que llamamos mocos. Además, es posible que, durante los inicios del mes de octubre, se producen cambios de temperatura, por lo que suelen aparecer momentos de enfriamiento que alternan con sudoración y calor. Si nuestro sistema digestivo está en buenas condiciones, resulta difícil que podamos enfermar con el típico catarro. No obstante, las alteraciones de la microbiota es una de las claves para el comienzo de estas patologías.

Características del catarro

Los catarros en otoño son una de las patologías mas frecuentes.

Los catarros en otoño son una de las patologías mas frecuentes y leves del aparato respiratorio. Sin embargo, representan un alto porcentaje de las patologías respiratorias. El catarro es una infección viral muy frecuente del aparato respiratorio superior que presenta una inflamación nasal y faríngea.

Entre sus características mas importantes podemos destacar las siguientes:

  • Suele empezar, tras un período de incubación de 24-72 horas.
  • Comienza con síntomas nasales como estornudos, mocos, sensación de congestión nasal.
  • Después pasa a presentar síntomas que pueden afectar a la garganta como es el dolor al tragar, la sequedad o molestias.
  • En algunas ocasiones, se afecta la laringe, comenzando a presentar síntomas tales como la tos.
  • No suelen acompañarse de fiebre, tan solo, en algunas ocasiones, sensación de malestar general o febrícula.
  • Suelen resolverse en unos cuatro o cinco días.
  • No suelen presentar complicaciones.
  • Generalmente, no requieren tratamiento específico.

¿Cómo podemos prevenirlo?

La llegada del otoño nos ayuda a prevenir los catarros

No todas las personas enferman de manera repetida durante el otoño con los temidos catarros.

Durante el comienzo del otoño es recomendable empezar a utilizar todos aquellos remedios alimentarios y nutritivos que nos ayudan, no sólo a reforzar nuestras defensas, sino y sobre todo, a mejorar nuestro sistema digestivo, aportando los nutrientes necesarios para el mantenimiento de la salud. Así pues, alimentos que contengan vitaminas, minerales y antioxidantes son imprescindibles a incluir en nuestra dieta otoñal.

Los alimentos ricos en antioxidantes nos fortalecen.

Alimentos ricos en antioxidantes

Entre la gran diversidad de alimentos, podemos dedicar especial atención a aquellos con un elevado contenido en antioxidantes, vitaminas y minerales que ayudan a fortalecer nuestro sistema inmune y mantener nuestro organismo en óptimas condiciones. La naturaleza nos ofrece una amplia variedad de alimentos que nos proporcionan todos los elementos nutrientes necesarios para afrontar el período otoñal, manteniendo nuestro sistema inmune en buenas condiciones. Entre ellos se destacan:

Los cítricos como las naranjas, mandarinas o kiwis destacan por su elevado contenido en vitamina C, además de su elevado poder antioxidante.
Las coles, coliflor y especialmente las coles de Bruselas son una de las verduras mas representativas para fortalecer nuestro sistema inmunitario.
Las cebollas o los espárragos son alguno de los alimentos que, gracias a la presencia de fibra, aportan un beneficio para el sistema digestivo, actuando como verdaderos prebióticos.

Herramientas claves para la salud

Desarrollar alguna actividad física es una de las herramientas clave para mantener nuestra salud. Ya sea practicar algún deporte o realizar alguna actividad al aire libre. Eso si. Es fundamental que dicha actividad nos libere y no que nos traiga estrés o agobio para su realización.
Cultivar la mente. ¿Cómo lo podemos hacer?. Desde hacer un crucigrama o sudoku hasta practicar alguna actividad que pueda desarrollar tu actividad mental. Te ayuda a mejorar la concentración y desarrollar tus habilidades cognitivas.
Tan importante como todo lo anterior resulta la dedicación a cultivar tu alma, tus emociones, tu espíritu. Cualquier actividad que conecte con todo ello te proporcionará los recursos necesarios para lograrlo. Yoga, tai-chi, pilates, meditación son algunos ejemplos que te pueden ayudar a descubrirte.

Descubre más desde Consulta Integral

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Julia Nogueira Soriano PATOLOGÍAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *