La acidez de estómago o ardor o pirosis es una de las patologías mas frecuentes en las consultas digestivas. Suele afectar a un gran número de personas y está relacionada con determinadas situaciones.

Entendiendo la acidez de estómago

La pirosis es una de las sensaciones mas frecuentes que aparecen en la patología digestiva. A veces, puede presentarse de forma aislada y puntual. En otras ocasiones, aparece de un modo reiterado, acompañándose de otras sensaciones como reflujo gastroesofágico.

En el momento de la digestión, el estómago comienza a producir una cantidad determinada de ácido, el cual aumenta, si la cantidad de alimento ingerido es considerable. Al final del esófago hay una pequeña vávula o cardias que, es la encargada de evitar que el alimento regrese hacia el esófago.

En este sentido, si hay debilidad de esa válvula o la cantidad de alimento ingerido es muy grande, ese ácido comienza a subir hacia la pared del esófago, dando lugar a la referida acidez de estómago.

Causas

Entre las causas mas relevantes que pueden originar la acidez de estómago, podemos citar las siguientes:

  • Algunas enfermedades digestivas como es la hernia de hiato favorece la relajación del cardias.
  • Obesidad, especialmente, si está localizada en el abdomen, favorece el reflujo.
  • Embarazo es una de las situaciones mas frecuentes a padecer acidez de estómago, sobre todo, en el tercer trimestre de embarazo.
  • Algunos alimentos como las grasas, el chocolate, el café son candidatos a favorecer la relajación del cardias.
  • Algunas especias picantes pueden contribuir a favorecer la presencia de ardor o acidez de estómago.
  • Algunos alimentos como los ajos, las cebollas o los pimientos no son bien tolerados por algunas personas si se consumen en estado crudo.
  • Alcohol es uno de los elementos que predispone a la aparición de acidez porque irrita la pared del estómago causando el ardor o acidez.

Mejorando la acidez de estómago


A pesar de que la acidez o ardor de estómago es una causa frecuente dentro de las consultas en patología digestiva, resulta necesario señalar la importancia de conocer todos aquellos elementos que contribuyen a reducir o evitarla.

Así pues, entre los elementos preventivos podemos cita los siguientes:

Es recomendable evitar todos aquellos alimentos que contribuyen a relajar el esfínter cardioesofágico o cardias. Entre ellos se destaca el café, las grasas, las especias picantes.

El mantenimiento del peso es una de las claves a tener en cuenta para evitar esta situación. El sobrepeso o la obesidad contribuyen, de un modo significativo, a que este síntoma se mantenga en el tiempo.

Mantener la ropa ceñida o ajustada, especialmente después de comer, es uno de los elementos que favorecen la aparición de la acidez de estómago. Es interesante y recomendable evitar cinturones apretados, ropa demasiado ceñida porque todo esto contribuye el desarrollo de la acidez.

¡Qué reparadora resulta una siesta! Esto es una evidencia.

Sin embargo, hay que resaltar la necesidad de hacerlo en una postura determinada, no tumbados sino reclinados y durante un corto espacio de tiempo. Además, es indispensable tener presente que la siesta no debe hacerse de modo inmediato tras la comida.

Algunas situaciones determinadas como es la ansiedad, preocupaciones o estados de inquietud contribuyen de un modo especial a la presentación de acidez de estómago. Resulta recomendable dedicar un tiempo al aprendizaje de técnicas de relajación para encontrar el modo de mejorar nuestra salud.

Julia Nogueira Soriano PATOLOGÍAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *