Las creencias limitantes, esos obstáculos que nos impiden crecer

Las creencias limitantes pueden condicionar nuestra vida

Las creencias limitantes son ideas, pensamientos u opiniones que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida y consideramos que son ciertos, pudiendo no serlos en realidad y condicionando nuestra vida de un modo peculiar.

Qué son las creencias limitantes

Las creencias limitantes pueden afectar y condicionar nuestra vida.

Para entender cuál puede llegar a ser su alcance, es necesario conocer algo acerca de qué son las creencias y cómo pueden llegar a hacerse limitantes.

Nuestros pensamientos se elaboran de acuerdo a un sistema que va dando forma a nuestra manera de pensar y por tanto, de actuar.

Esto sería nuestro sistema de creencias.

Representa todo aquello que hemos ido aprendiendo y adquiriendo a lo largo de nuestra vida, desde nuestra infancia.

Son ideas que vamos elaborando acerca del mundo, el futuro o incluso, sobre nosotros mismos.

Así, pues, vamos elaborando un sistema de pensamientos que van dando lugar a nuestra forma de pensar o sentir y de algún modo, van condicionando nuestra actitud ante la vida y la toma de decisiones.

Están ahí para darnos forma y crear nuestro sistema de creencias.

Se han ido configurando durante toda nuestra vida y nos han resultado útiles.

Pero, debido a la evolución que experimentamos o las experiencias que vamos viviendo, puede suceder que, algunas de esas creencias ya no nos sirvan y lo que en su momento fue válido, ahora, nos limitan.

¿Qué hacer cuando una creencia se hace limitante?

Pues, la respuesta es sencilla.

Aprender a modificarlas y sustituirlas por otras que no lo sean.

Cuál es su origen

Nuestras creencias proceden de nuestros pensamientos e ideas que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida y es el resultado de nuestra experiencia.

Puede suceder que, en un momento determinado, sucede algo que nos bloquea, nos limita y esa creencia que, en un momento de nuestra vida fue válida para afrontar situaciones, ahora, en este momento se hace limitante.

A veces, es la opinión de un amigo o el comentario de un profesor o incluso, una valoración de un familiar lo que lleva al cambio.

En ese momento, ese pensamiento o esa idea se queda grabada en nuestro subconsciente y aflora de nuevo en cada situación que se parezca.

De este modo, esas creencias que nos aportaban soluciones y nos permitían tomar decisiones, ahora se han convertido en una limitación y no nos permite crecer.

Las creencias limitantes nos bloquean

Tipos de creencias limitantes

El número de creencias limitantes es muy elevado.

Y cada uno de nosotros podemos crear una serie diferente de creencias que nos limitan.

Para poder comprenderlo mejor, voy a tratar de buscar ejemplos que nos ayuden.

Así pues, podemos identificar diferentes creencias limitantes:

  • No tengo talento para… estudiar, cocinar, bailar. Estamos acostumbrados a recibir información acerca de la capacidad que podamos tener acerca de alguna actividad.
  • Si los demás me reprochan algo…puede que sea por mi culpa. Esta creencia es muy frecuente al entender que, si muchas personas me reprochan algo, la causa está en mi. En este caso, no tenemos presente que, la inseguridad o la frustración de otras personas, no es causa nuestra.
  • No tengo derecho a…quejarme, enfadarme o expresar mis opiniones. Vivimos inmersos en una forma de actuar en la que no tenga cabida la equivocación o la expresión de emociones diferentes.
  • Es imposible…ser autónomo, independizarme. Esta creencia puede venir reforzada por una infravaloración que nos transmiten nuestros profesores o padres en algún momento de la vida.
  • Soy incapaz de…perder peso, centrarme en algo. Cuántas veces nos repetimos de forma continua esta frase que nos limita y nos bloquea.
  • No es correcto…decir lo que pienso, decir palabrotas.

Para finalizar este apartado quiero mostrar un ejemplo gráfico que ilustra claramente la comprensión de las creencias limitantes.

Como dice Mario Alonso Puig en su video: «Yo soy así».

Cómo podemos abordarlas

Las creencias limitantes afectan y condicionan nuestra vida hasta tal punto que nos impiden crecer y avanzar en nuestro crecimiento.

Por ello, resulta necesario encontrar el modo de abordarlas y descubrir de qué manera podemos cambiarlas.

En este sentido resulta muy interesante tener presente estas recomendaciones:

  • Identifica la creencia limitante. Es muy importante ser consciente de que esta creencia te limita.
  • Buscar un lugar tranquilo que te permita dedicar unos minutos para realizar un ejercicio.
  • Trata de escribir cuál es tu creencia limitante. Es recomendable ser preciso y concretar lo mas posible. Escríbela.
  • Dedica unos minutos a reconocer cómo me afecta, cuáles son mis sensaciones.
  • Seguidamente trata de escribir cuál sería la creencia potenciadora.
  • Siéntela, percibe todo lo que vayas sintiendo.
  • Ahora es el momento de cambiar tu creencia limitante por una nueva creencia potenciadora.
  • Escribe la nueva creencia y trata de repetirla, en voz alta o escribiéndola, varias veces al día durante dos o tres días.

«Nada es más difícil, y por lo tanto más querido, que ser capaz de decidir» (N. Bonaparte)

la libertad de elección te da fortaleza

Descubre más desde Consulta Integral

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Julia Nogueira Soriano PATOLOGÍAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *