Blog

Entradas recientes

"Para que surja lo imposible, hay que intentar una y otra vez lo posible" (Herman Hesse)

No dejes para mañana…Ahora es tu momento. Puedes llevar a cabo todo aquello que has ido queriendo realizar y, por una circunstancia u otra, vas dejando sin resolver o realizar. Esto nos conduce a la sensación de ir postergando cosas y decisiones.

Ahora es el momento

¿Por qué postergamos?

No dejes para mañana…

Ahora es tu momento de llevar a cabo todo lo que te has ido planteando a lo largo de tu vida y que, por una u otra circunstancia, has ido postergando.

A veces, nos sentimos agobiados por la necesidad de realizar las tareas a la perfección.

En otras ocasiones, nuestro estado de ánimo nos invita directamente a realizar actividades que resulten mas agradables y fáciles de ejecutar.

En el fondo, resulta una agresión frente a nuestro sueños y a nosotros mismos, ya que, vamos dejando atrás eso que es importante para nosotros.

Entendiendo la procrastinación

No dejes para mañana…

…lo que puedas hacer hoy.

Es una frase que hemos escuchado en numerosas ocasiones y quizá define el acto de postergar.

La procrastinación es el acto de posponer la realización de tareas o actividades que podrían realizarse de inmediato y que, por el contrario, deliberadamente, dejamos de hacer.

Se considera que presenta unas causas genéticas y ambientales.

Es un hábito común que, afecta, a todas las culturas y surge en todos los tiempos de la historia.

Suele afectar mas a hombres que a mujeres y parece ser un factor importante entre la gente joven.

Pero el ambiente en el que nos movemos parece jugar un papel importante a la hora de postergar.

Nos vemos envueltos en un ambiente en el que, producir y hacer es la prioridad.

Sin embargo, puede que tras ese afán de producir, haya una serie de causas encubiertas que nos pueden ayudar a entender este acto de procrastinar.

No dejes para mañana...Aplazar tus decisiones no te aporta bienestar

Causas de la procrastinación

La procrastinación es un hábito común a muchas personas.

Cuántas veces hemos escuchado y criticado esa frase» No dejes para mañana…»

Se ha realizado una encuesta en la que se contempla que casi un 95% de las personas admiten haber realizado alguna vez este acto de postergar.

Entre las posibles causas que se le atribuyen podemos destacar las siguientes:

  • Perfeccionismo. Las personas con alto grado de perfeccionismo suelen tender a postergar la realización de tareas, no llegando a terminar las actividades que se proponen por el hecho de sentir que nos están completas.
  • Falta de autoestima. La sensación de sentirse inferiores o con escasa capacidad para realizar tareas es una de las causas que contribuyen a postergar, creyendo que, en algún momento, podrán sentir que su capacidad de gestión aumenta.
  • Excesiva autocrítica. A veces, personas que tienen idealizados sus objetivos, no llegan a terminar la realización de las tareas por este motivo.
  • Miedo a equivocarse. Son muchas las personas que evitan realizar alguna actividad por miedo al error, adoptando la actitud de la evitación.
  • Dificultad en la concentración. En numerosas ocasiones, la falta de concentración o la dispersión mental pueden llevarnos a postergar tareas y actividades cotidianas.

La triada de la procrastinación

Los tres pilares son:

  • El tiempo. El factor tiempo nos lleva a la gratificación inmediata, ya que, nos resulta mas tentador realizar una tarea que nos aporte bienestar que el esfuerzo a largo plazo, aunque nos reporte un beneficio mayor. La impulsividad puede estar detrás de este tipo de actuaciones.
  • Las expectativas. Cuando nos planteamos lograr un objetivo resulta muy interesante saber cuáles son nuestras expectativas. Si vemos que el objetivo es difícil de alcanzar o requiere mucho esfuerzo, simplemente, lo abandonamos.
  • El valor. Se relaciona con lo atractivo que esa tarea nos resulte, ya que, si suele tratarse de algo aburrido, solemos postergarlo sin dudar. Así pues, resulta mas fácil posponer algo que no nos gusta o nos resulta desagradable.

Claves para lograr aplazar la procrastinación

No dejes para mañana…

Entre las claves para aplazar el acto de postergar podemos citar:

  • No añadas tareas nuevas a tu lista hasta haber completado las anteriores. Además, resulta eficiente hacer una señal de acabado o finalizado para lograr mejor resultado.
  • Aborda cada proyecto o tarea de uno en uno. Cuando tenemos varios frentes abiertos la eficacia en la resolución desciende de un modo significativo.
  • Divide las tareas. Si desmenuzas cada tarea, por muy grande que nos resulte, siempre resultará mas fácil su abordaje si la dividimos en partes.
  • Aprende a identificar aquello que es urgente de lo que no lo es.
  • Concédete alguna gratificación cuando termines una tarea que te resultaba engorrosa.
  • Recuerda todo aquello que ya has logrado. No basta con enfocar tu atención en lo que te falta, sino en lo que ya has conseguido.
  • Hacer cambios en tu entorno. Puede que hacer algunos cambios en el lugar de trabajo ayude a mejorar la situación.
  • Practica tu generosidad. Hazlo ahora, en este preciso momento.
  • Dedica tiempo a no hacer nada. El sentido de la productividad no se debe aplicar en todo momento.
  • Disfrutar de los pequeños momentos para optimizar tu tiempo y dedicar el tiempo preciso a las tareas a realizar.
  • Conectar de forma profunda con uno mismo para saber cómo queremos vivir, dedicando el tiempo a lo que consideramos importante.

«No te pongas a contemplar toda la escalera, simplemente da el primer paso»

-Martin Luther King-

No dejes para mañana...

Por Julia Nogueira Soriano

Soy Julia Nogueira. Soy Médico Integrativo. Me dedico a la Medicina Integrativa desde hace mas de 20 años. Trabajo en consulta. Abordaje de situaciones desde diversas perspectivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuéntame
¿Necesitas ayuda?
Cuéntame cómo puedo ayudarte.
Hola, soy Julia Nogueira.
Ponte en contacto conmigo y trataré de resolver
todas las dudas que presentes.