¿Estrés o supervivencia? El estrés representa una manera de adaptación a diferentes situaciones que se presentan en la vida, pudiendo afectarnos de distintas formas.

¿Estrés o supervivencia?

Entendiendo el estrés

¿Estrés o supervivencia?

El estrés es una respuesta fisiológica de supervivencia que, permite a todo ser humano, poder desarrollar toda una serie de mecanismos para adaptarse a un entorno determinado.

Esto se puede realizar gracias a la presencia de un mecanismo de regulación neuro-endocrino que facilita la respuesta.

Cuando esta respuesta es superada en frecuencia o intensidad, aparece, entonces el llamado Síndrome general de adaptación o síndrome de distress, el cual, ya presenta una serie de síntomas considerados patológicos.

Agentes agresores

Entre los posibles agentes que causan estrés podemos destacar los siguientes:

  • Agentes físicos. Los cambios climáticos extremos o cambios bruscos de temperaturas pueden originar una dificultad en la adaptación al entorno.
  • Perturbaciones sensoriales. El ruido, los olores o una ambiente hostil pueden producir cambios en nuestra adaptación.
  • Elementos infecciosos. Las enfermedades producen una alteración importante en nuestros mecanismos de adaptación al entorno.
  • Factores emocionales. Los problemas laborales o situaciones de dificultad emocional contribuyen a la aparición de síntomas.
¿estres o supervivencia? los ruidos nos afectan

Cuando el estrés se hace patológico

Ante la aparición de síntomas, el estrés pasa a ser una situación patológica que nos desborda.

Es entonces cuando ponemos en marcha una serie de mecanismos para poder controlarlo.

El estrés patológico se suele presentar en 3 etapas:

1-Reacción de alarma.
Sucede cuando nos damos cuenta de que estamos viviendo una situación difícil.
Ponemos en marcha todos nuestros mecanismos de adaptación.
Nos ponemos nerviosos, hay taquicardia, nos sudan las manos, se seca la garganta pero, ahí finaliza todo.

Hemos podido adaptarnos a esta situación de un modo eficiente.

2-Fase de resistencia.
Esto supone que la fase anterior no ha sido suficiente para adaptarnos y se necesita una mayor actuación para conseguir combatir al agente estresante o agresor.
Es, precisamente en esta fase, cuando se empiezan a agotar elementos nutritivos como, las vitaminas, los minerales, los ácidos grasos y comienzan a acumularse los llamados RADICALES LIBRES.

3-Fase de agotamiento.
Si la fuerza del agente agresor es grande o muy duradera en el tiempo, se habla entonces del agotamiento.
Una vez llegada a esta fase se van desencadenando nuevas situaciones como la ansiedad, la angustia o la depresión.

¿Estrés o supervivencia?

Descubre más desde Consulta Integral

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Julia Nogueira Soriano PATOLOGÍAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *