El Terreno Neurodistónico hace referencia a una serie de situaciones que se encuentran relacionadas con el estrés, teniendo una predisposición a presentar determinadas patologías.

El Terreno Neurodistónico hace referencia a una serie de situaciones relacionadas con el estrés.

Entendiendo el Terreno Neurodistónico

El Terreno Neurodistónico hace referencia a la predisposición a presentar una serie de patologías frecuentes, relacionadas con la aparición del estrés.

Ante una agresión, el ser humano tiende a responder mediante una reacción de estrés.

Esto se considera una respuesta fisiológica como modo de supervivencia a lo largo de los tiempos.

Para ello, es necesario adaptarse a su entorno mediante un procedimiento que afecta a nuestro sistema endocrino e inmunológico.

En condiciones normales el estrés se considera un mecanismo de adaptación al entorno. Eso nos ha llevado a sobrevivir en situaciones muy adversas.

Pero si el agente agresor se mantiene en el tiempo o la intensidad es muy elevada, entonces, no podemos adaptarnos y es cuando surge la patología.

La ansiedad, la angustia, las alteraciones del sueño, la depresión son alguna de las situaciones derivadas de un estrés mantenido.

Cuando el estrés persiste en el tiempo, el organismo se agota.
La continua necesidad de alcanzar el equilibrio para adaptarse a una situación determinada conduce a una modificación en el equilibrio neuroendocrino, lo que produce un aumento de cortisol.
El intento por parte del organismo en alcanzar, sin resultado, el equilibrio, lleva a una situación de AGOTAMIENTO de toda una serie de nutrientes.

El estrés puede llegar a una situación límite de agotamiento.

Abordaje del terreno Neurodistónico

Esta situación de agotamiento se traduce en una disminución de todos aquellos NUTRIENTES NECESARIOS PARA VIVIR.

En este sentido empiezan a aparecer una serie de alteraciones que van afectando a diferentes órganos y sistemas.

Así pues, podemos diferenciar una serie de alteraciones:

  • Funcionales. Son todos los cambios que se experimentan a nivel de la funcionalidad. Ello se traduce en la aparición de algunos síntomas como son la taquicardia, la inquietud o el insomnio.
  • Metabólicas. En este caso, ya van apareciendo cambios que comprometen al metabolismo. Se avanza un nivel mas de profundidad. Pueden aparecer migrañas, bajada de defensas o alergias.
  • Orgánicas. Aquí ya se ven comprometidos los órganos, empezando a encontrarse alteraciones en los niveles de colesterol o glucemia.
Las alteraciones del sueño suelen aparecer en este terreno.


Restableciendo el equilibrio

El abordaje del terreno Neurodistónico va dirigido a restablecer el equilibrio que, previamente se ha perdido, utilizando las fuentes necesarias.

En este sentido, el aporte de nutrientes es indispensable para regular esta situación y reconducirla hacia el equilibrio.

Entre los principales NUTRIENTES se pueden destacar los siguientes:

1-Aminoácidos.
Los aminoácidos son proteínas esenciales para renovar el tejido neurológico.
Entre ellos, se destacan SEROTONINA,TRIPTÓFANO, DOPAMINA, TIROSINA...

¿Dónde se encuentran?

En pescados azules, frutos secos, frutas, hortalizas, verduras de hoja verde.

El terreno neurodistónico necesita el aporte de nutrientes como frutos secos.

2-Ácidos grasos poliinsaturados.
Estos ácidos son fundamentales en el mantenimiento de la función cerebral, permitiendo una fluidez de las membranas.
Los pescados azules, los frutos secos, el aceite de oliva son ricos en ellos.

El aceite de oliva es necesario para nutrir este terreno.

3-Minerales.
Se destaca MAGNESIO, CALCIO, FÓSFORO, HIERRO.

Son elementos imprescindibles para la realización de nuestras funciones a nivel celular.
Los lácteos, frutos secos, frutas, verduras contienen importante cantidad de minerales.

Las verduras son necesarias para mejorar el terreno neurodistónico

4-Vitaminas.

Las vitaminas son cofactores necesarios para las funciones de una gran cantidad de reacciones a todos los niveles.

Son importantes la vitamina A, C, D y E.
Sin embargo, en este terreno resulta casi imprescindible mantener unos niveles adecuados de vitaminas del grupo B.
Son fundamentales como cofactores de muchas reacciones y se agotan en situaciones de estrés.
Las frutas, verduras, son fuente indispensable de vitaminas.

Los aguacates contribuyen a regular estas situaciones.