El invierno representa una etapa en la que suelen ser frecuente una serie de situaciones que nos llevan a perder nuestra salud y enfermar. Para ello es necesario consumir aquellos nutrientes que te ayudan a afrontar la llegada de esta etapa invernal. ¡Prepárate para el invierno!

Prepárate para el invierno

Entendiendo la llegada del invierno

Prepárate para el invierno. El frío ha llegado.

Comenzamos una estación en la que suelen confluir algunos factores externos, como son, las bajas temperaturas y la presencia reiterada del frío, junto a algunas situaciones personales como estrés, vuelta al trabajo tras período de descanso o dificultades, que, facilitan la aparición de determinadas situaciones que suelen derivar en enfermedad.

Todo ello contribuye a generar una mayor vulnerabilidad de nuestro sistema inmunitario.

Aparecen diversas situaciones como son los catarros de vías altas, las bronquitis o las temidas gripes.

Prepárate para el invierno con la llegada del frío.

¡Prepárate para el invierno!

Como ya hemos mencionado, el invierno representa una estación que ofrece la llegada de determinadas patologías que, suelen afectar de un modo especial, al sistema respiratorio.

Los catarros, las bronquitis y las gripes son alguno de los ejemplos de aparición en esta etapa.

Sin embargo, está en nuestra mano poder llevar a cabo una serie de medidas que ayudarán a evitar la aparición de estas patologías.

¡Prepárate para el invierno!

Fortaleciendo las defensas

Una alimentación limpia, a base de alimentos con alto contenido en antioxidantes, vitaminas y minerales, fortalece nuestro sistema inmunitario y nos ayuda a prevenir catarros y otras patologías propias del invierno.

Además, resulta necesario recordar aquellos nutrientes que mantienen nuestra cerebro en buen estado para poder afrontar los cambios que pueden aparecer en estos momentos. Hablamos de ácidos grasos poliinsaturados, hongos o elementos fitoterápicos.

Asimismo, es necesario comentar la importancia de tener presente una serie de recomendaciones que, aunque, a veces, resultan obvias, en muchas ocasiones la olvidamos.

Entre las recomendaciones podemos citar las siguientes:

  • Hidratación. Aunque nos encontremos en una etapa invernal y no sintamos la necesidad de beber agua, es importante señalar la función depurativa de la hidratación. El agua ayuda a eliminar toxinas y mantiene nuestras mucosas con su grado de humedad necesario para que los gérmenes no aniden en nuestras fosas nasales.
  • Deporte. Practicar algún deporte o simplemente caminar es una medida aconsejable para evitar la aparición de enfermedades de tipo respiratorio. Se sabe que hacer ejercicio, no sólo, favorece el sudor, aumenta la temperatura de nuestro cuerpo, mejora la circulación sanguínea, sino que, además, ayuda a combatir el estrés o la ansiedad.
  • Descanso. Mantener unas horas de sueño de buena calidad es una de las razones por las que nuestro organismo es capaz de mantener a raya a todo de tipo de gérmenes. Se conoce la relación que existe entre el sistema inmune y el descanso nocturno.
  • Enfócate en lo positivo. Nuestra atención se dirige hacia uno u otro lugar según la dirección de nuestra atención. Si nos centramos en pensamientos, conversaciones o contactos negativos, nuestra mente va irremediablemente dirigida a ese lugar. Sin embargo, la presencia de pensamientos, conversaciones positivas hacen que nuestra mente se dirija a unas sensaciones y emociones que conectan con lo mejor de cada uno de nosotros.
Prepárate para el invierno y dedica tiempo a hacer ejercicio.

Algunos nutrientes para afrontar el invierno

Para afrontar el invierno hay que prepararse de un modo determinado enfocándose en el consumo de algunos nutrientes. Entre los Nutrientes necesarios para fortalecer el sistema Inmune y ayudarnos a afrontar el invierno se pueden destacar los siguientes:

Vitaminas. Las vitaminas C, A, E y D son elementos necesarios a tener en cantidades considerables en nuestro organismo. Para ello, se recomienda consumir aquellos alimentos ricos en vitaminas como son las frutas, especialmente los cítricos, así como, verduras y hortalizas de temporada.
Minerales. Entre los minerales que se destacan en relación a su función defensiva, podemos mencionar a Zinc, Magnesio, Cobre o Hierro. Además de ayudar a mantener nuestro sistema inmune en óptimas condiciones, nos ayuda a regular otras funciones de nuestro cuerpo.
Ácidos grasos poliinsaturados. Son unos elementos necesarios para el buen funcionamiento, no solo de nuestro sistema inmune sino, y sobre todo, del cerebro y sistema cardiovascular.
Las plantas medicinales representan uno de los elementos recomendados para prepararse para afrontar las bajas temperaturas y el frío de la estación. Alguna de ellas como la Echinácea, la Uncaria tormentosa o uña de gato, el propóleo o allium cepa son alguno de ellos.
Micoterapia. Los hongos medicinales, entre los que se encuentran, el Reishi, Champiñón del sol o polyporus, tienen una función inestimable en el fortalecimiento de nuestro sistema inmunitario, pudiendo hacer frente a todas las patologías respiratorias propias de la estación invernal.
Verduras y hortalizas. Estos alimentos, ricos en antioxidantes, minerales y vitaminas son uno de los pilares esenciales para mantener una alimentación limpia y fortalecer nuestro sistema inmune. Acelgas, coliflor, brócoli o coles son alguno de ellos.
Julia Nogueira Soriano TERAPIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *