La fresa es una delicia antioxidante, propia de la etapa primaveral, que te proporciona todos los elementos necesarios para mantener tu salud.

La fresa es una deliciosa fruta aromática que presenta una serie de antioxidantes beneficiosos para mantener el estado de salud.

Conociendo la fresa

La fresa es una fruta perteneciente a la familia de las Rosáceas.

Su aroma y color son una de las características propias de esta fruta. Esto se debe a la presencia de un pigmento conocido como antocianina que le confiere ese peculiar color rojo.

Aunque ya se consumían en la antigua Grecia y Roma, es en el siglo XIII, cuando se conocen en Europa.

En la actualidad se pueden consumir durante todo el año pero, es recomendable hacer uso de su consumo en la etapa primaveral.

Propiedades

Las fresas son una de las frutas que tienen menor índice calórico por lo que, se pueden consumir en todas las etapas de la vida y en cualquier situación.

Entre sus componentes destaca la presencia de minerales, como es el hierro y magnesio.

También contienen silicio, fósforo y calcio. Esto le hacen ser una elección en situaciones de déficit nutricional o estados carenciales.

Así mismo es una fuente rica en vitaminas, sobre todo, vitamina C y K y ácido fólico.

Componen junto a otras frutas como son las cerezas, los arándanos o las moras el grupo de los llamados frutos rojos.

La fresa es una fruta de color rojo que presenta una serie de propiedades beneficiosas para la salud.

Beneficios de la fresa

La fresa es una de las frutas que presentan una gran cantidad de beneficios para nuestra salud.

Entre sus beneficios podemos destacar los siguientes:

Los problemas que afectan al aparato cardiovascular y, concretamente, los problemas de tensión arterial, suelen mejorarse con el consumo de fresas.
Cardiovascular. Debido a la presencia de potasio, la fresa se considera un buen diurético, por lo que, se recomienda su consumo en personas que tienen problemas de tensión arterial.
El consumo de fresas puede ayudar a mejorar algunas situaciones como la anemia.

La anemia es una de las situaciones patológicas que pueden beneficiarse del consumo de fresas, gracias al contenido en hierro y vitamina C presente en estas frutas.

Todas las patologías relacionadas con el aumento de colesterol se deben a un consumo excesivo de proteína de origen animal.

La presencia de antocianina en la fresa le confiere un papel relevante en las alteraciones del colesterol en sangre, favoreciendo su regulación.

Los elementos antioxidantes presentes en la fresa le confiere un papel interesante en el aporte energético.

Aporte energético. La presencia de elementos antioxidantes en esta fruta le confiere un papel importante en la obtención de energía y vitalidad, necesaria para la vida diaria .

La fresa es una fruta recomendable para llevar a cabo un proceso de depuración.
Ayuda a eliminar todas las toxinas acumuladas durante el invierno.

En esta etapa primaveral resulta, casi imprescindible, llevar a acabo una cura depurativa, a base de fresas. Además de mejorar tu estado energético, te aporta vitalidad y elimina todos los residuos acumulados durante el invierno.

La presencia elevada de fibra en la fresa le confiere un papel importante en las patologías digestivas como es el estreñimiento y ayuda a prevenir el cáncer colorrectal.

La presencia de fibra le proporciona un aporte importante en la prevención de las patologías digestivas y concretamente en el cáncer de colon.


Descubre más desde Consulta Integral

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Julia Nogueira Soriano NUTRICIÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *