Blog

Entradas recientes

"Para que surja lo imposible, hay que intentar una y otra vez lo posible" (Herman Hesse)

La vida se contempla desde diversas perspectivas que nos ayudan a entender cuál es nuestra misión y cómo podemos abordarla. Las 4 leyes de la vida nos proporcionan una manera de entender el sentido de nuestro proceso.

Entendiendo las 4 leyes de la Vida

Las 4 leyes de la Vida hacen referencia al concepto de Espiritualidad.

Se entiende como un concepto que va mas allá de lo terrenal y lo material.

Nos ayuda a entender cuál es nuestra misión y para qué hemos venido, proporcionando momentos de paz y profunda conexión interior.

Hay momentos en nuestra vida en los que parece que no encontramos la salida, como si nos hubieran colocado en un túnel del que no podemos salir. Son momentos de profunda desolación y abandono.

Sin embargo, hay una explicación para todo esto que nos ayuda a integrarlo y entenderlo en profundidad.

Las 4 leyes de la vida van conectadas al concepto de espiritualidad.

La primera ley: «la persona que llega es la persona correcta»

Nadie llega a nuestras vidas por casualidad.

Cada persona que se acerca a tu vida, ya sea de paso o participando de ella, de un modo u otro, es la persona correcta, incluso, aquellas personas tóxicas que nos aportan aspectos negativos.

Todas las personas que se acercan a tu vida te ofrecen algo y eso es justamente lo correcto en ese preciso momento.

«Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se lleven mucho pero no habrá quién no deje nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad»

-Jorge Luis Borges-

Las 4 leyes de la vida nos hablan de que cada persona que llega a tu vida es la persona correcta. Es la primera ley.

La segunda ley: «Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido»

Nada de lo que sucede en nuestra vida podría haber sucedido de otra manera.

No es posible contemplar el hecho de que «si hubiera hecho tal cosa, esto habría cambiado». Lo que ocurrió fue lo único que podría haber ocurrido.

Este tipo de planteamiento no puede tener lugar porque cada momento, cada situación que vivimos viene para que aprendamos algo.

Cada una de las situaciones que vivimos tienen lugar para un fin determinado, aunque, nuestra mente se resista. Además, es importante señalar que cada experiencia vivida nos aporta algo necesario para nuestro aprendizaje, aunque sea dolorosa, sintamos miedo o rabia.

Esa experiencia es la que permitirá la transformación de esas emociones en otras diferentes.

«Nunca creeré que Dios juega a los dados con el mundo»
-Albert Einstein-
Las 4  lees de la vida nos hablan de que cada una de las situaciones que vivimos tiene  un fin.

La tercera ley: Cualquier momento en el que algo comienza es el momento correcto»

Cada cosa tiene su momento y llega a nosotros en ese preciso momento.

Cuantas veces nos hemos preguntado:

¿Por qué no he conocido antes a esta persona?

¿ Por qué no me he dedicado antes a empezar esto?

Cada situación, cada experiencia ocurre en el preciso momento.

Todo ocurre en este momento y no en otro, porque es ahora cuando estamos preparados para entender, descubrir y enfrentarnos a ese nuevo reto sin que nuestra fuerza ( nuestro ego) oponga resistencia.

Cuando algo nuevo llega a nuestra vida es debido a la atracción que ejercemos para que eso tenga lugar, indicando que ya estamos preparados para afrontarlo.

«Siempre es el momento adecuado para hacer lo correcto»

-Martin Luther King-

Cualquier momento en el que algo tiene lugar es el momento correcto.

La cuarta ley: «Cuando algo termina, termina»

Nuestra vida gira en torno a una serie de situaciones, experiencias y emociones que, de alguna manera nos tienen atados, no permitiendo avanzar en nuestro desarrollo personal.

Cuando algo termina, termina.

A veces, resulta difícil decir adiós a una relación de tantos años, a ese trabajo logrado con tanto esfuerzo. Seguir hacia adelante y avanzar es la mejor manera de poder alcanzar el equilibrio.

Déjate llevar y permite que fluya.

Cuando algo termina, deja que acabe.

Por Julia Nogueira Soriano

Soy Julia Nogueira. Soy Médico Integrativo. Me dedico a la Medicina Integrativa desde hace mas de 20 años. Trabajo en consulta. Abordaje de situaciones desde diversas perspectivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuéntame
¿Necesitas ayuda?
Cuéntame cómo puedo ayudarte.
Hola, soy Julia Nogueira.
Ponte en contacto conmigo y trataré de resolver
todas las dudas que presentes.